Aznar se mantiene firme contra el diálogo

|


AZNAR, el marido de la políglota Ana Botella –él intentó serlo, pero, aparte del castellano, solo llegó a hablar catalán en la intimidad– está obsesionado desde hace una buena temporada con atacar a Rajoy cada vez que opta por dialogar para resolver algún problema. Que le haya montado un despacho a la niña Soraya en Barcelona para que a base de hablar y hablar busque una solución al “procés”, lo ha puesto de los nervios. Se ve que Aznar sigue siendo más de reuniones del tipo de la cumbre de las Azores, en la que Bush hablaba y su compañeros de mesa, Blair y él mismo, asentían a todo.

Aznar se mantiene firme contra el diálogo