SE CAEN DEL CABALLO

|

Se inicia la semana con un hecho insólito, la renuncia del Papa es la gran noticia, vuelan los motivos, crecen las especulaciones. Es todavía un capítulo abierto al futuro.

Pero a nivel más próximo, la vida parlamentaria de la Villa y Corte del martes de carnaval ha sido de las que quedarán para el recuerdo. A medida que transcurre el día una noticia supera la anterior. Se inicia la mañana con la anunciada comparecencia de Mario Draghi, algo que en principio parecía totalmente normal, se convierte en un espectáculo mediático. Cierre a cal y canto de la sala, colocación de inhibidores de frecuencia para evitar el funcionamiento de aparatos electrónicos. Adoptar medidas de seguridad sí. Pero parece innecesaria tanta parafernalia que resta frescura e inmediatez a lo que debe ser un ejercicio de transparencia.

Esa misma tarde Gallardón anuncia un giro inesperado en su denostada Ley de Tasas Judiciales. Muy mal debe estar digiriendo su baja valoración demoscópica para dar marcha atrás. Se ampara ahora en un informe de la Defensora del Pueblo, cuando en la tramitación de la Ley hizo oídos sordos a colectivos ciudadanos, abogacía, jueces, fiscales, que advertían del desaguisado, y fue contumaz al no aceptar enmiendas de otros grupos. A todas luces una tropelía que impide el derecho a la tutela judicial efectiva. No parece que el giro sea copernicano, un simple lavado de cara para mejorar su deteriorada imagen.

Horas después se debate la iniciativa popular sobre regulación de la dación en pago y paralización de desahucios, apoyada por casi millón y medio de firmas. El Gobierno anuncia su voto en contra. Pero durante el debate se conoce el suicidio de un matrimonio de jubilados. Ese dramático suceso hace caer del caballo al Grupo Popular y deciden votar su tramitación. Es lamentable que hayan tenido que ser vidas humanas las que hagan mudar una Ley que pide a gritos la sociedad. Han cambiado mucho las circunstancias: el paro, los recortes salariales, subidas de impuestos, copagos, lo que ha devaluado el poder adquisitivo de las personas para hacer frente a sus gastos. Las leyes no son inamovibles y es necesario adecuarlas a la realidad social. Si el martes de carnaval fue la caída del caballo, esperemos que la cuaresma sea de enmienda total o siguiendo ejemplo papal, sede vacante.

SE CAEN DEL CABALLO