POLÍTICA PESQUERA

|

La política pesquera común de la Unión Europea pretende promover la pesca sostenible, lo que implica un equilibrio entre los recursos y la flota pesquera a fin de evitar la explotación excesiva de las poblaciones de peces.

A pesar de todo ello, durante muchos años, la flota ha presentado un problema de capacidad excesiva, lo que socava tanto la sostenibilidad de las poblaciones de peces como la viabilidad a largo plazo del sector pesquero.

Tanto la Comisión Europea como el propio Tribunal de Cuentas formulan, en un informe reciente, una serie de recomendaciones para corregir estas situaciones, entre las cuales resaltan el establecer límites efectivos a la capacidad de la flota pesquera; aclarar qué destino debe darse a los derechos de pesca al desguazar buques con ayudas públicas así como la obligación a los estados miembros para que mantengan correctamente actualizado el registro de flota.

En varios informes técnicos del Tribunal de Cuentas de la Unión Europea mostraba que el exceso de la capacidad pesquera ya era un problema importante hace veinte años y que sigue estando de actualidad.

Así establecía expresamente que el exceso de la capacidad de la flota pesquera favorecía la sobreexplotación y de que los estados miembros no reducían efectivamente este exceso ni informaban de él con precisión.

Además, las mejoras de la tecnología de pesca incrementaban la capacidad de captura de las flotas y consiguientemente se constata el fracaso de las medidas adoptadas, hasta el momento, por parte de la propia Unión Europea.

POLÍTICA PESQUERA