Ourense, tierra de trenes

|


OURENSE era a terra da chispa; lo fue durante muchos años, pero ya se sabe que renovarse o morir y a Manuel Baltar le ha dado por renovarse; no quiere saber nada de morir. Y tanto que va a renovar la provincia; la va a llenar de vías de tren para que ferrocarriles lanzadera la recorran uniendo la capital con las principales villas. Si se da prisa, aunque él es un hombre más de pausa, de hacerlo todo con calma –de dedicarle al menos un cuartito de hora a cada cosa– le ganará por la mano al AVE. Ahora bien, también tiene un problema: cuando llegue la alta velocidad, a lo mejor sus convoyes están ya para el desguace.

Ourense, tierra de trenes