LA UNIÓN PARA LA NEGOCIACIÓN

|

Como no podía ser de otro modo, todas las formaciones políticas, sindicales y sociales, han respondido como un único cuerpo frente a la intención de General Dynamics de cerrar la planta que tiene en A Coruña. Y es precisamente esta unión, sumada a la que el Ayuntamiento buscará en otros consistorios también afectados por la decisión de la multinacional, la que más esperanzas debe dar a los trabajadores. Es evidente que no será fácil que la empresa dé marcha atrás, pero el talante negociador mostrado ya por el alcalde, dispuesto a negociar una ampliación o un traslado de las instalaciones, tiene que servir para que la compañía se replantee una decisión a todas luces injusta y que, además, supone un duro golpe no solo para la ciudad y su comarca sino también para un sector tan estratégico como el de la defensa terrestre en España.

LA UNIÓN PARA LA NEGOCIACIÓN