Gayoso sale de prisión

|

NO le falta cierta razón a Carmen Avendaño, la responsable de Érguete, cuando afirma que le llamó mucho la atención que Julio Fernández Gayoso terminara con sus huesos en la cárcel, a pesar de que su condena era de solo dos años y que tenía 85. Ahora, apenas seis meses después, el que fue el hombre más poderoso de Galicia dejará la prisión y tendrá que realizar labores sociales en Érguete. Según detalló Avendaño, su trabajo irá de servir desayunos a rellenar escritos o atender el teléfono y, añade, seguro que a él no le importa, ya que en su opinión, se trata de una persona humilde y trabajadora. Es posible que así sea, pero tal vez su caso sirva para ilustrar lo injusta que puede llegar a ser una sentencia ejemplarizante. Es cierto que cometió un delito y que su condena incluía cárcel, pero en la mayoría de los casos, una persona en sus condiciones, jamás entraría en prisión. La sociedad, sin embargo, jamás comprendería que eso sucediera. De hecho, muchos tampoco entienden que ahora deje el penal.

Gayoso sale de prisión