El encanto del mercado chino

|

Cuando comenzó la pandemia todos miramos a China. Ahora mismo, es el gran productor del planeta y parece que no hay artículo que no provenga de alguna de sus factorías. Eso sí, acudir a un mercado como ese tiene sus riesgos y en España lo sabemos muy bien, ya que nos engañaron varias veces, tantas que mejor ni recordarlo. Y, por supuesto, también fueron muchos los que pusieron el grito en el cielo por la desindustrialización que sufrimos, que nos hace absolutamente dependientes de los asiáticos. Grave error. En España hay empresas tecnológicas sanitarias con capacidad para producir hasta tres millones de test al mes. Pero, curiosamente, nadie del Gobierno se ha puesto en contacto con ellos y no se termina de comprender. Del mismo modo, también hay productores de mascarillas y de batas sanitarias que están viendo que se prefieren fletar aviones desde China que comprarles a ellos. Vivir para ver. 

El encanto del mercado chino