La casta Susana

|

ASusana Díaz le ocurre  una desgracia similar a la que le pasó a la casta Susana. A ésta –a la casta– dos viejos jueces que querían gozar de sus favores le dijeron que si no pasaba por el aro la acusarían de infidelidad; infidelidad que era más falsa que Judas.
La casta Susana no tragó, fue denunciada por los jueces y condenada, pero Dios, a través del joven Daniel (luego profeta), la salvó de aquellos dos hijos de Israel.
Pues bien: a Susana Díaz, son cuatro jueces quienes piden sus favores políticos, y si no, no va a poder ser presidenta de Andalucía.
Tanto el Partido Popular, como Ciudadanos, Izquierda Unida (escaldada con Susana Díaz) y Podemos le dicen que nones; que pase por sus aros políticos o no votarán su investidura.
Tengo la impresión de que Susana Díaz lo tiene más difícil que la casta Susana. Dos jueces no le votan porque es roja, uno por “escocido”, y el otro no lo hace porque es “casta”.

La casta Susana