HIJO DE PUTIN

|

Cuando Putin padre tuvo a Vladimiro, allá en CCCP, no sabía qué clase de hijo de Putin había echado al mundo.
Llegó a trabajar, un suponer, en la KGB; y, cuando la CCCP se transformó en URSS, se puso pesado y acabó como presidente del asunto.
Seguro que Putin padre estuvo orgulloso de tener un hijo así. Que el hijo de Putin ese es un lince queda demostrado por las putaditas que les hizo-hace a los ucranianos.
Primero les mandó tropas de incógnito para arrebañarles la península de Crimea; más tarde les montó un revoltillo revolucionario para chingarles otros territorios de Ucrania y, a todo esto, con aire de no haber roto un plato, asegura que él no es tan hijo de Putin como dicen por ahí, cuando hasta su propio padre afirma todo lo contrario.
No digamos nada de lo que opinan las Naciones Unidas, Angela Merkel, Barack Obama, y hasta el poco espabilao de Rajoy, por no dejar de apuntarse al caldo. Y es que Vladimiro es un auténtico hijo de Putin, en la más cariñosa acepción del término. Eso creo yo.

HIJO DE PUTIN