EUROPA, INSOLIDARIA E INMORAL

|

Esta tarde en Riazor el aire debe dar vuelta a la esquina de empates y derrotas. Lo demanda el Depor. Con milagros o sin ellos. Es un encuentro que hay que ganar sí o sí. Sin otros cauces que juego limpio y espíritu competidor. Un hombre tan ecuánime, ponderado y sereno como el presidente blanquiazul Tino Fernández, lo transmitió a la plantilla. “Hay que morir y matar al de enfrente”. Nada de navajas afiladas, insultos o actitudes antideportivas. El señorío no puede perderse nunca. Y si acontece la desgracia aceptarla dignamente. “Estoy con ganas de ganar...”.
No soy dado a predicciones, pero en esta ocasión las acepto si son favorables. Como aquella esperanza de la tradición judeo-cristiana cuando Yavé pone a prueba la fidelidad de Abraham pidiéndole que mate a su hijo o la de la mitológica griega y su caja de Pandora. Necesitamos contar con esa chispa de suerte futbolera que tan gafe y evasiva ha sido en muchos partidos. Acaso conviniese interpretar a un Temístocles como Víctor Sánchez del Amo sugiriendo al oráculo de Breogán la táctica para detener las tropas de Levante en la primera final adelantada y segunda guerra médica. “Refugiaos tras muros de madera”. Algunos creyeron que ordenaba construir una empalizada defensiva, pero el astuto entrenador ha dispuesto un equipo maniobrero pera destrozar la armada levantina en la ensenada Orzán-Riazor, por otro nombre Salamina.
Aquí no hablamos de destrozos, pero si de recuerdos gloriosos de nuestro Depor del alma. Ascenso a Primera División venciendo al Murcia. El viejo campo inexpugnable donde hoy se asienta un colegio religioso. El brillantísimo super acumulando trofeos nacionales y la misma liga española ... Únicamente pedimos que el balón blanquiazul corra ligero para entrar bajo los tres palos y alcanzar el fondo de la red. “Nuestras vidas empiezan a acabarse el día que guardamos silencio sobre las cosas que realmente importan” (Martín Luther King).

EUROPA, INSOLIDARIA E INMORAL