LA PREVISIÓN DEL OTOÑO

|

La meteorología no es una ciencia exacta, pero las previsiones suelen ser bastante atinadas, por lo que hay que prepararse para un otoño con intensas precipitaciones. Eso significa que, al margen de que los coruñeses se vean obligados a darle un uso frecuente al paraguas, el Ayuntamiento debe ir pensando en preparar las alcantarillas y los desagües para que puedan hacer frente a la lluvia. Los graves problemas que se registraron el año pasado el primer día que una tromba descargó sobre la ciudad no se pueden repetir.

LA PREVISIÓN DEL OTOÑO