OTRA VEZ LA MISMA HISTORIA

|

Nos informa “El Confidencial” de lo que ya viene siendo la misma historia: un ejecutivo en funciones, fuera de plazo, por tanto, para llevar a cabo decisiones que abarcan años y años, tira un penalti dudoso y marca por la escuadra… aunque luego el árbitro suspende la jugada, tumba el resultado, pero, ¡ay!, no expulsa del campo para siempre al que cometió la falta. 
Y es que el Tribunal Supremo tumba el negocio del magnate del transporte en Galicia con la Xunta. Anulando la prórroga de unas concesiones que beneficiaban principalmente a la empresa del lucense Raúl López, imputado por la jueza Pilar de Lara en varias causas –Pulpo, Cóndor– por una supuesta trama de blanqueo de capitales, cohecho, falsedad documental, delito fiscal y tráfico de influencias…
El diario digital repasa la historia para recordarnos que la Xunta dirigida por Fraga, con Feijóo en el equipo titular, jugó duro para ayudar al señor López, que también consiguió las simpatías del PSOE cuando Touriño mandaba en el Gobierno gallego, y ahí se fragua la polémica prórroga (firmada en 2010) y con Feijóo ya convertido FEIJ009, tras una exitosa campaña electoral, donde, manda carafio, se habló de los coches de Touriño y sus sillas, pero nada de la ley que sustentó la prolongación del plazo sin dictamen del Comité Gallego de Transportes ni del Consejo Gallego Económico y Social ni se remitió a la Consellería de Educación, con competencia en el transporte escolar…
Cuando se destapa todo esto el señor Feijóo, como en el caso del famoso yate que lo llevaba por el mar y la nieve, no se acuerda de nada: si se ha reunido alguna vez con el señor López a pesar de ser una de las mayores empresas gallegas y uno de los mayores “suministradores” de la Xunta. Otra vez nos “calza” la misma historia. No se acuerda de nada, no le consta nada, no sabía nada. La única disculpa es que, como va siempre en coche oficial y no conduce, pasa por carreteras y autovías con los ojos pechados…
Esta historia nos recuerda a Fraga, concediendo en la prórroga una televisión o, ya más reciente en el tiempo, otro alumno de Fraga, Mariano Rajoy, prorroga por más de medio siglo la papelera de Pontevedra, algo como se sabe muy poco grato, para miles de pontevedreses…
Lo dicho: otra vez la misma historia. Agua y ajo.

OTRA VEZ LA MISMA HISTORIA