La venganza de la mala pagadora Vieito

|

Iago Martínez, el Rasputín de Teis, no es precisamente la gracia hecha hombre. Pero, claro, a alguien cuya cabeza está durante las 24 horas al servicio del mal tampoco se le puede pedir que sea saleroso. A la contra por la inversa, que diría el presidente del club de fans de Perogrullo, sí se puede decir de él que disfruta colocando cruces –ha puesto más que el sepulturero del mayor cementerio del mundo–, circunstancia de la que puede dar testimonio Eugenia Vieito. La hasta ahora concejala de Hacienda se olvidó en una ocasión de incluirlo en los presupuestos municipales lo que provocó que permaneciese durante unos días al borde de la indigencia y jamás se lo perdonó. De hecho, paga las consecuencias habiéndose quedado fuera de la lista para las elecciones. Los proveedores municipales agradecen la marginación, ya que Vieito es especialista en pasarse de la fecha legal para el pago de las facturas y a causa de las demoras la ciudad se quedó sin 15 millones para inversiones. Pero posiblemente Martínez ya esté arrepintiéndose de la postergación, pues las encuestas hablan de que la Marea, nasía pa’ganá, sacará seis concejales y él ocupa el séptimo puesto. Anda que si Vieito era la candidata de la suerte... porque con ella en la lista salieron diez.

La venganza de la mala pagadora Vieito