Un castigo demasiado elevado

|

El coruñés Enrique Tenreiro, el artista que pintó una paloma de la paz sobre la lápida de la tumba de Franco en el Valle de los Caídos, ha sido acusado de daños y desorden público. Estas imputaciones no son menores ya que, en el caso de que le impongan las máximas penas contempladas, podía pasar en prisión hasta nueve años. Es decir, que su acción podría ser castigada con más pena que un asesinato. Resulta sorprendente que esto sea así sobre todo si se tiene en cuenta que Tenreiro usó para su acción pintura lavable y que, según sus palabras, lo único que pretendía era llamar la atención sobre la crispación en torno a la figura del dictador.

Un castigo demasiado elevado