El complicado mundo del deportista

|


EL mundo de los deportistas de élite es complicado. No se entiende cómo esa especie de superhombres, de repente, pueden tener meses de bajo rendimiento. Tampoco se conoce muy bien lo que les pasa por la cabeza. Y en este grupo se puede enmarcar a Nico Rosberg. El flamante campeón de la Fórmula 1 (logró el título el pasado domingo en dura pugna con su compañero de equipo) anunció ayer que deja el mundo de las carreras. Eso sí que es rarito hasta para quien está acostumbrado a las excentricidades.

El complicado mundo del deportista