CEREMONIA DE LA CONFUSIÓN

|

¡Voto al chápiro verde!, veamos si nos aclaramos de una vez. Me refiero al caso de la Pokémon y sus ramificaciones coruñesas. Y es que esto no hay quién lo entienda. Por una parte, el Ayuntamiento de La Coruña ha enviado a la jueza los documentos que ésta le había requerido sobre el servicio de la ORA y la grua, así como diferentes expedientes del área de Deportes.
Sin ir mas lejos, la organización de las ediciones 2011 y 2012 del Teresa Herrera. Hay irregularidades “a go-gó”, por ejemplo, la retirada de multas. También se pregunta Pilar de Lara si hubo doble contabilidad en el servicio de la ORA y la grúa. De ser así, el asunto revestiría notas de gravedad. No hace muchas lunas acudió a declarar, en calidad de testigo, Germán Lago, exdirector de Seguridad del Ayuntamiento. En cuanto trasciendan sus declaraciones serán el llanto y el crujir de  dientes.
Pero es que hay más, porque la señora De Lara ha pedido dos contratos de servicios adjudicados en el Ayuntamiento, en los años 2008 y 2010, cuando era concejal el nacionalista Xoán Martínez Caxigal, con lo cual las salpicaduras se van extendiendo. En lo relativo a las dos ediciones del Teresa Herrera cuya documentación ha exigido la jueza, cabe matizar que estuvieron organizados bajo la supervisión del actual gobierno municipal y en ellas se presume que Vendex pudo facturar servicios sin contrato, a raíz de lo declarado por un exfuncionario que está imputado en la causa.
En el ínterin, EU ha recurrido el acta de un pleno municipal que no recoge una grabación de la Pokémon, en la que figura una conversación de Julio Flores, brazo derecho de Negreira, con el delegado de Vendex en Galicia, José María Tutor. Flores está imputado por un presunto delito de tráfico de influencias. Todavía resuenan las frases de Flores: “Hazme un favorciño, búscale algo a Pedro, hombre”. Y añade: “¿Hay alguna posibilidad a corto plazo de que tenga algo?”. Sin comentarios. Sólo añadiré que Santiso, concejal de EU, ha dicho que el alcalde hace maniobras “para proteger a su segundo, demostrando que no sólo es cómplice, sino que Negreira y Flores son un todo indivisible”. Muy duras, muy fuertes y muy ácidas estas acusaciones.

CEREMONIA DE LA CONFUSIÓN