DIRECTOR DE DIRECTORES

|

Desde su humilde entrega profesional, Xosé Paulo Rodríguez, director del Rosalía de Castro, ha sido elegido nuevo presidente de la Red Española de Teatros. Sesenta gestores de teatros y auditorios de todo el país reconocen y premian su gestión bien hecha. Grandeza espiritual. Capacidad para dirigir y no para mandar como tantos entienden el servicio a los demás. Aquí lo que vales es tener el coraje de Bertolt Brecht y caminar con el carro de la farándula mundo adelante, bajo la luz de las estrellas postuladas por Lope de Vega.
Xosé Paulo, cordial sonrisa en tímida e inefable ternura, solo vive para promover teatro al que se entrega con disciplina, entusiasmo y hondura. Un nuevo Prometeo dispuesto a robar el fuego de los dioses que Esquilo de Eleusis equiparaba a la cultura. O la Celestina, de Fernando de Rojas, al enredar a Calixto y Melibea. Cordón umbilical del arte escénico que manipula el tiempo como un acordeón y permite deambular otros planetas. Preguntas y afirmaciones connaturales con los espectáculos y su cosmos íntimo. Sartre el existencialista que indaga al hombre; Priestley, con un inspector que llama al tiempo; Ionesco, tras la lógica del absurdo; Buero Vallejo, que escribe historias de escaleras para ilustrados soñadores de pueblo...
Buscamos la clave secreta del director del coliseo municipal. Su donjuanesco desdén guardándose de los idus de marzo que amenazaban a César. Moliere, colado de rondón para reírse con Shakespeare y su profecía de ser padre de reyes o el bizarro dogmatismo de Calderón al asegurar que el delito mayor del hombre es haber nacido... También la cultura tiene que crear los intereses de Benavente, ser rentable y deslizarse por el filo de la navaja de Valle-Inclán y sus muertos andantes, mientras el genial humor de Mihura nos sorprende con sus tres sombreros de copa...

DIRECTOR DE DIRECTORES