Otra justicia que es un cachondeo

|

A Pedro Pacheco, histórico alcalde de Jerez, se le cayó el pelo –realmente se lo trasquilaron– por asegurar que “la justicia es un cachondeo”. Si llega a ser el alcalde de Los Ángeles o de Nueva York podría haber acabado en Sing Sing, porque la justicia sí que es un cachondeo en EEUU. La actriz Felicity Huffman se gastó 15.000 euros en sobornos para que su hija fuese admitida en una universidad de élite y todo se ha arreglado con una condena a 14 días de cárcel. ¡Ejemplar castigo!, cuando la semana pasada le cayó un mes a un hombre por robar una barra de pan y a otro un año por sustraer un jarabe para la tos. Un cachondeo, o como se diga en inglés.

Otra justicia que es un cachondeo