La carne blandita de los secesionistas

|

Está claro que el títere Torra, manejado hábilmente desde Waterloo por Puigdemont, está dispuesto a lo que sea con tal de mantener eso que llaman procés y que todos sabemos que es un intento de golpe de estado en marcha. Y como para ello tiene que rendir pleitesía a la CUP, pues no duda en criticar a los Mossos que cargaron contra los energúmenos que armados con piedras, palos o cócteles molotov, pretendían reventar una manifestación legal y autorizada de Vox en Girona. Ya se sabe que la carne del secesionista es muy blandita y que hasta el más leve empujón se convierte por obra y gracia de la propaganda en agresión brutal, pero el parte final habla de 15 mossos heridos frente a tres manifestantes que necesitaron asistencia. Es decir, que los bárbaros ganaron por mayoría. Lo curioso es que ni esto es suficiente para Torra, quien, apenado, jura que rodarán las cabezas de los agentes más ágiles con las porras, y lo peor es que seguro que lo hace.

La carne blandita de los secesionistas