El fin de uno de los mitos más injustos

|

tranquiliza mucho saber que eso del morro profundo y la cara de cemento no es exclusiva de los latinos. Con frecuencia, desde el norte de Europa se acusa a los países mediterráneos de pensar más en la siesta y la fiesta (que por cierto, suenan bastante igual), que en trabajar. Sin embargo, este mito se viene abajo después de saber que la Policía de Toronto ha despedido a un agente que cobró durante 11 años sin trabajar. Desde luego no llegó al nivel de aquel funcionario valenciano que estuvo décadas sin pasar por la oficina, pero reconforta saber que lo del escaqueo no se lleva en los genes y que, además, se puede considerar como un mal universal. Hasta en Canadá se producen casos.

El fin de uno de los mitos más injustos