LA POSTURA DE LOS BLUES

Ayer trascendió que agentes de la Policía Nacional identificaron a varios miembros de los Riazor Blues por amenazar a otros aficionados durante el partido Deportivo-Athletic. Lo curioso es que estas amenazas las realizaron contra otros seguidores deportivistas que desde la grada superior a la que habitualmente ocupan los radicales, les recriminaron sus gritos y silbidos contra la directiva. Resulta triste y patética esta actitud de quienes se dicen seguidores blanquiazules, pero que, en realidad, lo único que desean es su propio beneficio. Hace mucho tiempo que los Blues tenían que haber renunciado a la violencia. Lo tenían que haber hecho el día que se vieron involucrados en una muerte. Pero ni eso fue suficiente para ellos. Ahora siguen acumulando muertos y mientras buscan responsables por todas las esquinas no quieren darse cuenta de que los auténticos y únicos culpables son ellos mismos. Y es una pena que se mantengan inamovibles en su empecinamiento porque el club, ese al que dicen amar hasta la muerte, les necesita más que nunca. A ellos y a todos los demás. También es preciso que el resto de coruñeses y seguidores blanquiazules analicen los motivos que les llevaron a no actuar antes, a consentir los ataques a otras aficiones o las pancartas insultantes que siempre exhibieron los Blues.

LA POSTURA DE LOS BLUES

Te puede interesar