Sin la tecnología no somos nada

|

Google se cae durante una hora y parte del mundo se para. Muchos no llegaron siquiera a enterarse, pero otros veían cómo las pérdidas se contaban por miles. Para empezar, las que supone para el gigante tecnológico, que puede que tenga que compensar a las empresas que han sufrido la interrupción de los servicios. Millonarias. Y después, para todos los negocios, grandes o pequeños, que dependen de las herramientas de la compañía. A nivel empresarial, la enseñanza es que hay que tener un plan B fuera del paraguas de Google para navegar o comunicarse. Y a nivel personal, la cruda realidad es que, especialmente en tiempos de pandemia, sin la tecnología no somos nada. 

Sin la tecnología no somos nada