Una fiesta sin música

|

la fiesta de paso de ecuador de los alcaldes trivagos sigue dando que hablar. Ellos lo pasaron de miedo: Xulio Ferreiro, el Varoufakis de A Gaiteira, porque ese domingo no había partido del Deportivo y no tenía que dejarse ver por el estadio; Martiño “2.0” Noriega, porque le pusieron pulpiño, y Jorge “El autócrata” Suárez, porque era al aire libre y no necesitaba esconderse en el cuarto de baño para fumar. Pero se echó de menos al exjuez y virtuoso de la gaita y la zanfoña Luís Villares. Estaba invitado, pero no acudió. Lo bonito que hubiese quedado que tocase unas piezas patrióticas mientras los alcaldes jastaban pista con la podemita Carmen Santos y con Yolanda “la Yoli” Díaz. Bailaches, Carolina?, Sementar sementarei... hasta unas rancheras, que no pueden faltar en ninguna verbena enxebre, pero no, el voceiro de En Marea, originariamente un espacio multicultural hispano-galaico y ahora sabe Dios qué, se quedó en casita. Pues van a tener razón los que dicen que andan a palos entre ellos.

Una fiesta sin música