La ciudad de los museos

|

No hay ciudad en el mundo que no albergue un museo. Son el espacio definitivo para que las artes, las ciencias o la historia asombren al público con lo que fuimos, somos y seremos capaces de hacer. Forman parte sustancial de la cultura con mayúsculas, pese a que existan museos que escapen a ese perímetro. En no pocas ocasiones, determinan la esencia de localidades que ven en ellos retratada su memoria colectiva.
Siendo, como son, espacios que buscan ser conocidos, visitados, hay detrás de la actividad museística mucha ciencia relacionada con su definición, dinamización, estrategia y gestión. Cuando tocan las teclas adecuadas los museos se convierten en palancas excepcionales del desarrollo económico, no sólo por el turismo que atraen, sino por múltiples actividades como la propia producción cultural, las investigaciones asociadas, los congresos, seminarios, talleres y foros temáticos o por la generación y atracción del talento. 
En A Coruña tenemos una red de museos excepcional, difícilmente igualable por ciudades parejas europeas, pero que atraviesa momentos sombríos por falta de proyecto global. Hay una profunda desatención del Ayuntamiento y de la Xunta, que no entienden la importancia que tendría para el progreso de la ciudad hacer foco para poner en valor esa red. O quizás sí lo entiendan.   
Relacionados con la historia e identidad contemporánea de la ciudad de A Coruña tenemos Las Casas Museos de Casares Quiroga, de Emilia Pardo Bazán, de María Pita y la de Picasso. Más allá en el tiempo contamos con el espacio museístico de la Torre de Hércules, el Castillo de San Antón y el Castro de Elviña. Relacionados con la pintura el de Bellas Artes y el de Arte Contemporáneo que anuncia su cierre, si antes no lo evitamos. Vinculado con legados artísticos la Fundación Luis Seoane, que lleva unos años creando vanguardia en campos alternativos, ofreciendo entornos singulares de creación.
Contamos con un Museo Histórico Militar, uno de Arte Sacro y el Los Relojes del Palacio de María Pita. Las últimas incorporaciones museísticas de la ciudad se centran en la divulgación científica con la Domus (Casa del Hombre), el Aquarium Finisterrae (Casa de los Peces) y la Casa de las Ciencias, acompañados de la sede del Museo Nacional de Ciencia y Tecnología. Duele conocer que han perdido 60.000 visitantes en dos años, cuando en el mundo la divulgación científica es tendencia.
En breve se inaugurará el MEGA (Mundo Estrella Galicia) la nueva incorporación museística de la mano de la Corporación Hijos de Rivera.
Todos adolecen de escasez de recursos que lastra sus actividades de divulgación, de investigación o de creación. El patrocinio privado tampoco se fomenta ¿Cuántas ciudades pueden presumir de un Castro como el de Elviña? ¿Cuantas experiencias asombrosas podríamos ofrecer desde la red de museos científicos? ¿Qué no darían otras ciudades por poder contar que Picasso empezó a pintar en sus calles?
Los museos son poderosos espacios de creación, de generación de riqueza, son parte significativa de la industria cultural, palancas del desarrollo socioeconómico, continentes y contenidos que hay que saber poner en valor. Recuperar el proyecto museístico debería de ser una prioridad para A Coruña. Los socialistas lo tenemos claro.
 

La ciudad de los museos