La voz del imperio

|

Otra vez las encuestas colocan a Mariano de “pechecancelas”, en esa lista donde la ciudadanía opina sobre los líderes –de forma especial los que se presentan a las elecciones– y muestran con su opinión el afecto o desafecto con ellos. Al presidente le conocen –le sufren– el cien por cien de los encuestados y uno de cada cuatro lo rechaza, situándolo en una lista detrás de Rivera, Sánchez, Garzón e Iglesias. Solo tiene menos “simpatizantes” Mas, que no se presenta en el ruedo electoral.
Pero es que hay más: la mayoría de los consultados prefiere gobiernos de izquierdas y la opción preferida es la suma entre PSOE y Podemos. Y hay otro dato interesante: el sesenta y cinco por ciento de los españoles está a favor de un cambio de gobierno. 
Por si fuera poco la calle –la penúltima manifestación por el fiasco del hospital Álvaro Cunqueiro– sigue protestando por las medidas del Gobierno que empobrecieron a tantos y privándolos además de derechos civiles, mientras enriquecieron a muchos, de los que bastantes, están pasando por los juzgados,
Y por si eso no llevara a los ciudadanos al hartazgo –de ahí lo que arrojan las encuestas– Bruselas critica el discurso económico del PP, le pone delante de sus trampas y arroja sombra para el futuro más inmediato.
Y con todo y con eso tras un largo período de apreturas y miserias, en un loco afán desesperado se multiplican las inauguraciones añadiendo más deuda a la que hay y escondiendo las cuentas de la caja central y poniendo en grave riesgo la de la Seguridad Social.
Mientras Cáritas nos habla de los nuevos pobres: los parados de larga duración y los trabajadores que no llegan a fin de mes pese a sudar en el tajo.
Por si esto fuera poco la justicia va acorralando al partido del gobierno y aparecen nuevos testimonios confirmando que en las elecciones de 2003 y 2007 corría el dinero negro por Génova y sus terminales en “provincias”… y todo esto, pese a los esfuerzos del PP de ocultar datos, como sucede en el escrito de un juez a la Agencia Tributaria, tras reclamar, por quinta vez unos documentos.
Pues así estamos. compañeros. Pero si les sirve de consuelo, según los asistentes a los fastos del lunes,  destacaron que la estrella de la jornada fue la cabra de la Legión. 
Palabra.

La voz del imperio