UN MUNICIPIO PARALIZADO

|

Que un municipio como Arteixo tenga unas mil licencias de actividad pendientes de tramitar es un lujo que no se puede permitir y menos en los tiempos que corren. Cada uno de esos expedientes paralizados supone la pérdida de una oportunidad de negocio y la frustración para un emprendedor. Es posible que el despido de dos arquitectas municipales sea el detonante de esta situación, pero los políticos, en lugar de cebarse en los reproches, deberían aunar voluntades para intentar solucionar este problema cuanto antes.

UN MUNICIPIO PARALIZADO