PERO, ¿QUÉ PUÑETAS DE LUZ?

|

Santa Teresa mandaba a sus monjas a “hacer puñetas”, para que se ocupasen “ganchillando” puños de camisas. Hoy, de eso, nada. ¿De qué puñetas de ver la luz al final del túnel habla Rajoy? Porque no será de su pelo mal teñido que se da de tortas con su blanca barba. Juzguen ustedes. Estamos endeudados hasta las orejas. A saber. El Estado ingresa este año 350.000 millones y gastará 410.000. La deuda pública de 2013 alcanzará el billón de euros, rozando el 100% del PIB. Los más de 5 millones de parados siguen desequilibrando de forma acongojante la situación europea en España. Nuestro problema es la inmensa deuda. Para saldarla, papá Estado ha de ingresar 100.000 millones más de lo que gaste ¡durante 10 años! Durante muchas anualidades la deuda contraída será nuestra espada de Damocles. Un ejemplo: en 2014, sólo por intereses de la deuda, sin disminuir un ápice la deuda propiamente dicha, el Estado deberá pagar 40.000 millones, lo mismo que se destina al presupuesto de todos los ministerios.
Hay que poner coto a la suntuosidad, el derroche público, a la desmesura, al despilfarro. Hay que dar un tajazo a las cuatro administraciones: central, autonómica, provincial y municipal. Por ejemplo: los parlamentos autonómicos consumen 100 millones en diputados y asesores y nos cuestan 322 millones, a 264.000 euros por escaño. Los partidos políticos y los sindicatos son pozos sin fondo y el 90% de lo que gastan lo paga Juan Pueblo.  
Es necesario reducir a la mitad el número de funcionarios, de asesores, de colaboradores, de inútiles fontaneros chupatintas. ¡Hay que eliminar la duplicidad de organismos! ¡Fuera, por ejemplo, el 90% de las casi 4.000 empresas públicas de las cuatro aAdministraciones, casi todas deficitarias! Ahí están metidos parientes, amiguetes, paniaguados, pelotilleros, lameculos y estómagos agradecidos de partidos, amistades y sindicatos.
Casi nadie habla de la gigantesca deuda contraída, pero está ahí. Mientras, Rajoy, que no envejece en cuanto a pelambrera, habla de la luz al final de túnel. No será la luz eléctrica que de nuevo nos sube el ministro Soria.

PERO, ¿QUÉ PUÑETAS DE LUZ?