GRECIA, EUROPA Y DERIVADAS

|

El resultado ddel acuerdo ya lo explicó ¡como no! uno de los nuevo amanuenses de Rajoy: “tuvieron que bajar las orejas…”. Esto es: fueron humillados ellos y avisados los ciudadanos en general de  que las elecciones son cada cuatro años pero la bolsa decide quien manda y como cada día.
El castigo, el correctivo, que va a caer sobre el pueblo griego ( los otros ya retiraron sus beneficios) fue el precio adicional por el color político de sus dirigentes y, a la vez, un aviso a los navegantes: habrá deriva, tendréis que derivar el rumbo, si soplan los vientos del capital y sus tentáculos….
Pero ¿importa Grecia? o se trataba de otra cosa. Leemos “Grecia es una ficha de inestimable valor estratégico, además de un elemento indispensable a medio plazo para concluir la construcción europea…” Y eso lo entendió Obama y por eso hizo mover ficha a Putin pero “no podemos esperar que lo comprendan los miembros del Gobierno ni Rajoy que se lanzó a apoyar al partido prededor de las pasadas elecciones y, después, se convirtió en uno de los principales actores de la intransigencia….”
El entrecomillado, amable lector, corresponde a una frases del artículo publicado hace días en El País con a firma de Jaime Botín, que fue presidente de Bankinter entre 1986 y 2002, por lo que no parece estar alineado con los soviet, bolivarianos, separatistas  y perroflautas…
Una buena solución negociada –sin vencedores ni vencidos, sin ajuste de cuentas, sin venganzas ni correctivos sería lo deseable (recurrimos de nuevo al artículo de Jaime Botín– “frente al mezquino oportunismo del PP…”. Y es que, frente a lo que pasó hay que intuir lo que puede pasar en el futuro, pues ya conocemos lo que sucedió en el pasado reciente: la señora Merkel, que es “solo” jefa del gobierno alemán ya se cargó a Berlusconi, por poner solo un ejemplo, arropada por la oligarquía financiera, la derecha más casposa y los intereses de las grandes industrias. Y es que como dejamos escrito al principio, y nos recuerdan todos los días desde los púlpitos más conservadores de la brunete mediática, las elecciones son cada cuatro años y en la bolsa se vota a diario para desvirtuar precisamente el poder de las urnas.
Los griegos saben que hoy son los derrotados, pero como gusta decir al profesor Alonso Montero “soldados derrotados de un ejército invencible: los ciudadanos”.

GRECIA, EUROPA Y DERIVADAS