Una hoja de servicios manchada para siempre

|


SI a quien se viste de mercadillo ya no le gusta cambiar su ropa por el mono carcelario, menos aún a quien está acostumbrado a las camisas de seda y los trajes italianos. Los cinco exdirectivos de Novacaixagalicia, con Julio Fernández Gayoso a la cabeza, que se concedieron unas indemnizaciones por prejubilación de 22 millones de euros, estuvieron en un tris de disfrazarse de presos, pero al ser condenados a solo dos años de reclusión se libran de hacerlo. Ahora, eso sí, la mancha en su hoja de servicios no se borra ni con ácido sulfúrico.

Una hoja de servicios manchada para siempre