El inesperado agente electoral anaranjado

|

InÉS Arrimadas, musa del sector pijo de Ciudadanos –o sea, de todo el partido– es teimuda. Jerezana de nacimiento y recriada en Cataluña, es decir, charnega de pura cepa, aspira a suceder a Puigdemont al frente de la Generalitat –ella misma ha confesado que aspira a ser la presidenta de todos los catalanes para desgracia de Nuria de Gispert, expresidenta del Parlament, que esta misma semana le recomendó que volviese a Cádiz– y va camino de su objetivo a velocidad supersónica. Lógico que así sea sea, puesto que cuenta con un inesperado agente electoral, Pedro “La sonrisa” Sánchez, quien ya proclamó que el PSC no dará su apoyo a la investidura de un independendista ni a la de Arrimadas, porque se ha convertido en la media naranja del PP. Albert Rivera, el político antes conocido como Adolfo Suárez, se apuró a agradecerle un gesto tan altruista, pues aclara a todos que el único voto útil es a Ciudadanos. Da la impresión de que el líder del PSOE ya se está preparando para una nueva defenestración. FOTO: rivera cuchichea una gracia a arrimadas | aec

El inesperado agente electoral anaranjado