El Gobierno no supo salvar Alcoa

|

Es cierto que, por el medio, nos tocó vivir una pandemia de dimensiones insospechables, pero también es verdad que el Gobierno tuvo tiempo más que de sobra para ser capaz de redactar un estatuto para las empresas electrointensivas que les permitiera competir en igualdad de condiciones con las que están asentadas en el resto de Europa. Y, sin embargo, Sánchez y los suyos se limitaron a realizar un texto que, oh casualidad, beneficia, por encima del resto, a las compañías asentadas en el País Vasco y Cataluña. Y, mientras tanto, las gallegas, asturianas y hasta las cántabras, ven cómo su futuro cada día es más negro. Tanto que Alcoa anunció el despido de 534 empleados de su planta de aluminio de San Cibrao. Para ellos el asunto no estuvo solucionado, como aseguraba el Ejecutivo. Para ellos solo hay un panorama muy negro. Para ellos y para unos cuantos miles más de las auxiliares. 

El Gobierno no supo salvar Alcoa