ARRIBA EL TELÓN

|

Mientras ellos, allí, detrás de los leones, sueltan su “rollo”, repiten el mismo cuento, el personal hace sus cuentas. ¿Cuántos muertos lleva la actual ley del desahucio?

¿Cuántas quejas –ante el Valedor do Pobo, los juzgados, la calle, delante de los centros sanitarios– se pueden contar desde que el Gobierno del PP metió mano en la Sanidad?

Y ahí tienen a la derecha pura acantonada detrás de sus búnkeres mediáticos, algunos bendecidos por la iglesia, que los mantiene a través de los cepillos, defendiendo lo que no tiene ni defensa ni sentido. Ahora quieren cobrar pieza, meter mano, en la fiesta del cine donde algunos ciudadanos, que además de ser eso son actores, productores, técnicos, etc., hicieron un ejercicio de responsabilidad para –desde la popularidad que les da su trabajo– llegar a más gente.

Eso no lo perdona la “Brunete mediática” que grita: Viven de la subvención.

Ellos, los cómicos y los trescientos cincuenta mil empleos que genera el cine, y los partidos políticos, la patronal, los sindicatos, la iglesia católica, los colegios privados, el sector del automóvil, los medios de comunicación y muchos equipos de fútbol (la Generalitat valenciana, por ejemplo, dio dinero a todos los de su comunidad) y otros muchos deportes.

¿Subvencionados? Aquí hay ayudas para la banca y el sector lácteo; en su día se repartieron importantes cantidades entre los armadores y cada poco hay dinero para los operadores turísticos, las líneas aéreas…

¡Ya aburre recordar esto que todo el mundo sabe y que muchos utilizan, de forma torticera, a su servicio !

Aquí, por ejemplo, cuando la Xunta –por boca de Mato– habla de reorganización, está despidiendo a “ducias” de empleados en la consellería, en un ERE encubierto. Y son cifras a unir a otros miles de empleados que ya han “caído” en aras de la austeridad. Y, también, con ese pretexto pone al borde de la quiebra el sistema gallego contra la droga y reduce las prestaciones sociales.

Cuando Mariano habla del estado de la economía, y aquí le hace la ola Feijóo y su muchachada, nos oculta que la deuda creció en casi ciento cincuenta mil millones, con el mayor aumentado registrado nunca y también aumentó la deuda de la Xunta que, intenta el despiste pidiendo dinero a la banca, en lugar de a la Administración Central, pagando más, pero ¿notándose? menos…

¿Nuestro estado, Mariano? ¡Comatoso! Bajen el telón y pónganse al tajo…

ARRIBA EL TELÓN