CAMBIOS DE COSTUMBRES

|

Apesar de que hay quien asegura que se comienza a ver la luz al final del túnel, hay muy pocos sectores que se libren de la crisis. Tanto es así que uno de los más tradicionales, el de la hostelería, se prepara para vivir un Fin de Año atípico donde los haya. Los profesionales no se han atrevido a organizar fiestas por miedo a que no se cubran sus expectativas. Por ello, son pocos los locales de toda la comarca que ofrecen las habituales fiestas de Nochevieja. Incluso han cambiado los hábitos de los consumidores y son muy pocos los que solicitan algo tan tradicional como la barra libre.

CAMBIOS DE COSTUMBRES