Enemigos que se unen y dan miedo

|

a los seguidores del género futurista, en el que la tecnología siempre está al servicio del control de la población, lo del plan de Google y Apple de hacerse amigos de forma temporal para desarrollar una herramienta que permita advertirnos a través del móvil de si estamos cerca de un contagiado de Covid-19 hace que les salten todas las alarmas. La idea no es fácil de asimilar. Y tiene tantas implicaciones morales y judiciales que lo más complicado de llevarla a cabo no sería poner a los genios de las dos empresas a trabajar codo con codo, sino decidir qué limites están los gobiernos dispuestos a traspasar. Libertad individual, derecho a la intimidad, protección de datos... si es que la polémica no se acabaría nunca. Y que una vez entregada nuestra alma a los dos gigantes tecnológicos ya no habría la más mínima escapatoria. Que los enemigos se unan al final es lo de menos.

Enemigos que se unen y dan miedo