CAMPAÑA

|

Estamos en campaña ¿lo notan? “Xactamente”, que diría el Forges. Por las obras y las fotografías de nuestros próceres anunciándonos el oro y el moro después de unos cuantos años exprimiendo nuestros bolsillos y recortando los servicios públicos.
Ya estamos en la parrilla de salida para celebrar otras elecciones administrativas (Almudena Negro. VozPópuli) “que no políticas puesto que no elegimos a nuestros representantes sino a los designados por los jefes de los partidos…”.
Votamos, pues, a la idea, al partido… y si Alberto Núñez Feijóo nos da la vara con lo de AGE y los partidos comunistas tu puedes hablarles de los fascistas y poner nombres y apellidos que el reconocerá enseguida.
¿Países comunistas? ¿China? Pero si el Partido Popular dobló las leyes para no investigar a los jerarcas y poder seguir así con los negocios…
Vale. Dejemos el tema que es de sobra conocido. Y sigamos con la campaña: ellos prometen y nosotros pedimos.
Por ejemplo, nos han ofrecido ascensores, rampas, escaleras mecánicas y nuevos elementos de ayuda a los peatones… y nos da, además, la invasión de las aceras con las mesas de las terrazas de los bares, las bicicletas a toda leche, los patinetes, el perro con la correa extensible (que, al parecer, es alegal) en contra del sentido común y a favor de la bronca constante entre el peatón y el aspirante a ganar un Tour.
Por si fuera poco han plantado, en algunas esquinas, unos macetones en las aceras que ya convierten al ciudadano de a pié en sufridor permanente…
En todo este paisaje hay algo que falta ¿flores? ¿parques ? No guardias. Guardias para vigilar que no pinten los bancos y las paredes. Que los coches no se suban a las aceras o, otro ejemplo muy repetido, delante de los garages…
El alcalde no está –ya tenemos a la ministra, al Apóstol, a la Virgen del Rocío y a Inditex–, para buscar empleo, sino para organizar el tránsito, garantizar la seguridad, procurar la limpieza y, ay, dar algo a cambio de los conductores a quienes les “clava” un impuesto ¿por circular?) de circulación.
Debe regular el Ayuntamiento, y bajo las órdenes del primer edil, las normas aprobadas por el propio concello, como la ley de carga y descarga, a lo mejor ahí hay otro nicho de empleo, pues uno se queda en el coche, bien aparcado, y otro lleva la mercancía o el butano, sin crear un sindios en el tráfico…
¿Vale, señor candidato a la alcaldía?

CAMPAÑA