Pensiones

|

No hablaré del futuro de las pensiones, nadie sabe lo que nos depara el futuro pero sí, lo haré del presente, del que vivimos y sufrimos sus consecuencias, esto es lo que realmente importa. Todo el mundo sabe que la Seguridad Social paga las pensiones contributivas y otras muchas que no le pertenecen pagar y lo hace. Su desfase, no es por sostener a los pensionistas que cotizaron y cotizan, sino a aquellos que cobran otras ayudas de la Seguridad Social sin haber aportado nada a la caja común, pero se benefician del retorno económico del esfuerzo del resto de cotizantes, dejando una deuda que tiene que soportar el sistema de lo que no debería estar ahí. Solo por cuestiones políticas está y hace que las cuentas de dicho organismo, presenten su déficit como propio del sistema, cuando en realidad es impropio y de asunción obligada por parte del gobierno de turno, un problema que se debía afrontar y solucionar que se arrastra desde hace mucho tiempo, tanto como unos cuarenta años y todavía sigue igual de mal en las cuentas de dicha institución social.

De modo que es conveniente retirar esos gastos de la Seguridad Social, que viene a ser la piedra de toque del sistema, para poder aguantar, de lo contrario se irá a la quiebra y no precisamente por los pensionistas, sino, más bien, por las gabelas que tiene que soportar, cuando debería ser un gasto con cargo a los presupuestos del gobierno y no de aquella institución ó al menos transferir lo que el ejecutivo acumula de deuda año tras año, se calcula que entre los años de 1989 y 2013 el Instituto de la Seguridad Social, abonó indebidamente de su caja común más de ciento tres mil millones de euros, a día de hoy quizás sobrepasen los ciento cincuenta mil millones, sin compensación alguna a dicha caja, si a esa cifra se le añade lo que, no se ha cotizado. El saldo final se dispara. Por esta circunstancia el gobierno adeuda esa cantidad a la caja común de la Seguridad Social y con ello a sus pensionistas. En 2019 la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal, reclamó trasladar al gobierno parte de los gastos no contributivos, cuando debería ser la totalidad, a la vez que la edad de jubilación se establecía en 67 años y se ampliaba el cálculo de la pensión.

Si no se soluciona la parte del león que acumula el Estado, la Seguridad Social estará prácticamente en la quiebra, a la vez de avanzar en un sistema sólido de la reforma de las pensiones contributivas y excluir al resto del sistema y pasarlo a los Presupuestos Generales del Estado. Además de liquidar la deuda que sostiene con el organismo que abona las pensiones. Pero lejos de estos, Se añade el pago del invento gubernamental de que se abone a través del mismo Instituto, el Salario Mínimo Vital, sin compensación alguna, lo que agrava aún más la precaria situación económica del sistema social de este país y acelera la descomposición del  mismo al propiciar la ruina del propio sistema social español

Esto lleva mucho tiempo en una situación precaria sin que nadie aporte una solución. Tiempo es de remediarlo, de lo contrario los pensionistas tendrán que presionar a sus políticos para que hagan algo y no precisamente sin dinero sus nóminas y sin fondos el sistema de la Seguridad Social.

Pensiones