Un asado de jabalí al aroma de plumacho

|

Ángel García Seoane, Gelo, músico en su juventud –fue batería de Los Trovadores– se pasó a la política en la madurez y en ella sigue. Líder incombustible de Alternativa dos Veciños –una especie de Podemos con aroma de la ría– lleva ya un feixe de años como alcalde del próspero municipio de Oleiros, más incluso que los que han pasado desde que declaró la guerra a los plumachos de la Pampa, que incluso decidió quemar en un pira gigante. Ahora tiene que dividir sus fuerzas, puesto que también se ha metido en plena ofensiva contra los jabalíes, que encabezados por un ejemplar llamado Manolo, andan de troula polo concello adiante tódalas noites. Si todavía quedan plumachos puede preparar otra lumeirada, asar los porcos bravos y montar una gran degustación gastronómica del otoño. La mejillonada de Lorbé se quedaría en nada. Una verbena con El Combo Dominicano como fin de fiesta y a disfrutar.

Un asado de jabalí al aroma de plumacho