MALOS NEGOCIADORES

|

El desánimo crece entre los trabajadores de le Fábrica de Armas después de que la segunda reunión acabara en fracaso al mantenerse la empresa firme en sus planes. No parece que esa sea la mejor estrategia, pues cuando dos partes se citan para negociar lo menos que se puede hacer es acudir con disposición a ceder en algunas aspectos para lograr, como contraprestación, que desde el otro lado haya también concesiones. Los representantes de General Dynamics lo saben, así que si insisten en esa cerrazón no deberían sorprenderse de que la presión social sobre ellos crezca hasta ser insoportable.

MALOS NEGOCIADORES