Más coordinación y, sobre todo, menos filtraciones

|

Tardaremos todavía mucho tiempo en saber si la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, ha sido la primera víctima de la falta de coordinación en el Gobierno de Pedro Sánchez. El pasado viernes se reunió esa mesa de trabajo con carácter de urgencia en un claro intento de cerrar las grietas que durante los últimos días se habían abierto entre ambas formaciones. Sin embargo, más allá de saber si la mano derecha de Sánchez ha caído en desgracia, lo más curioso son las conclusiones a las que ha llegado esta mesa de coordinación. La primera, pues eso, que haya más coordinación, lo que, implícitamente, demuestra que ha existido descoordinación, algo que unos y otros se empeñaban en negar. Y, la segunda, que se acaben las filtraciones, lo que demuestra que las ha habido y, lo que es peor, que ambas formaciones las han utilizado para intentar imponer sus criterios sobre los de sus supuestos compañeros de Ejecutivo. Vamos, que a este paso, Sánchez se los va a tener que llevar todas las semanas de retiro espiritual.

Más coordinación y, sobre todo, menos filtraciones