AIRBAG

|

Cada vez que un avión sufre un accidente, al dar las noticias siempre le cuelgan unas siglas: “El vuelo tal y tal y tal se ha esnafrado y hay no sé cuántos muertos”. En este caso fue en España. “Un avión militar se estrella en Sevilla. Hay cuatro muertos”. Fin de la noticia.
Luego nos enteramos de que el avión de marras era un Airbus A-400M, un avión turbo-hélice fabricado para los ejércitos europeos de Francia, Inglaterra, Alemania y España (aparte también de otros países no europeos), que se ensambló en Sevilla, el que se ha estrellado en un vuelo de prueba.
Hay cuatro muertos, efectivamente. Y también mucho silencio informativo porque tal avión, proyectado hace cinco años, cuesta una millonada del carajo, y hasta su diseñador renegó del proyecto una vez puesto en marcha y se fue.
Pero lo que prima es el negocio de su fabricación y venta, ahora en riesgo de que se la jodan los yanquis de la Boeing.

AIRBAG