¿Buenas prácticas bancarias?

|

Cláusulas abusivas, productos tóxicos, comisiones de usura, préstamos hipotecarios contrarios a la buena fe, falta de sensibilidad y acoso constante a familias humildes, han sido algunas de las prácticas inhumanas utilizadas por parte de la mayoría de las entidades financieras de nuestro país.  
Ahora nos llama, poderosamente, la atención que la CNMV diga que había alertado sobre algunas de estas prácticas. Ya está bien de que algunas entidades y organismos públicos se sigan riendo de la buena fe de los ciudadanos. Si se sabía que la mayoría de las entidades financieras imponían un trato desleal, ¿por qué no se tomaron las medidas correctoras y sancionadora? Según sentencias de varias audiencias provinciales y tribunales supremos de nuestro país señalan claramente que “la realidad demuestra que los borradores de las escrituras de los préstamos bancarios son efectuados por las propias entidades, sin intervención de los clientes, quienes comparecen ante los notarios para firmar lo que ya está redactado de antemano, sin posibilidad de discutir, ni de modificar diversas cláusulas so pena de quedarse sin préstamo”.
Por otra parte, ya la orden de 1994 sobre transparencia de las condiciones financieras de los préstamos, en su exposición de motivos, señala que su finalidad primordial es garantizar la adecuada información y protección de quienes concierten préstamos. Hasta el momento, por carecer de la necesaria sensibilidad social, todo se quedaba en papel mojado y las entidades financieras seguían aumentando su cuenta de resultados a costa de los pequeños ahorradores y las familias humildes de este país de pandereta, subvenciones y picaresca.

¿Buenas prácticas bancarias?