LLEGÓ EL DÍA ESPERADO

|

La vertiginosa actividad de la campaña desembocó en una tranquila jornada de reflexión, a la que hoy sucederá el día más esperado, pues permitirá determinar la nueva composición del Parlamento autonómico. La distribución de los escaños es una decisión que corresponde a los ciudadanos, que deben actuar en conciencia, es decir, sin dejarse influir por condicionantes ajenos a su voluntad, ya que del resultado de las urnas dependen los próximos cuatro años de la historia de Galicia. Todas las opciones son lícitas y nadie puede reprochar nada a quien apueste por una propuesta diferente a la suya propia. Al revés, puesto que en eso consiste la libertad que se ha alcanzado con ejercicios democráticos como el de hoy y, por supuesto, el resultado que arroje el escrutinio tiene que ser respetado por todos, porque será la expresión de los deseos de la mayoría de los gallegos.

 

LLEGÓ EL DÍA ESPERADO