Allariz casi llegó a ser del Caudillo

|

Hubo sofocones y taquicardias. Allariz, la tierra prometida de los nacionalistas de la nazón de Breogán, donde gobierna el Beneguai desde 1989, era el lugar elegido para acoger los restos de Franco tras su exhumación. Una reforma en el cementerio municipal permitiría recrear una réplica exacta del Valle de los Caídos para que reposase el dictador y los miembros de su club de fans pudiesen ir a rendirle pleitesía... Hubo quien llegó a pensar que la alcaldesa, Cristina Cid, había apostatado de la fe bloqueira y se había vuelto devota de Vox. ¡Qué va!, era el día de los Inocentes. Para que después digan que los nacionalistas son muy aburridos.

Allariz casi llegó a ser del Caudillo