CORRUPCIÓN

|

La ONG Transparencia ha emitido un informe en el que advierte de que las protestas que están surgiendo en todo el mundo son un reflejo de la indignación de los ciudadanos ante una clase política tocada por la corrupción.

Demuestra que el problema afecta a todos los países, pero deja claro que a unos más que a otros. Es el caso de España. El índice de percepción de la corrupción, que se emplea en 186 países, nos sitúa a la cola de los países de Europa. Con una nota de 6,2 sobre 10, pasamos del notable de hace unos años a un bien raspado.

Según el ranking, España ocupa el puesto 31. Por comunidades autónomas, Galicia está en la zona templada. La Ley de Transparencia ha devuelto al centro de la actualidad la necesidad de un mayor control sobre la gestión política y una exigencia de mayor honradez a la clase dirigente.

Tenemos que reforzar nuestras normas para combatir los procesos de corrupción

 

Para el 62% de los españoles, los políticos y los empresarios son los más corruptos. El 83,4% afirma tener en cuenta la corrupción a la hora de votar. Además, el 93,8% es favorable a que se inhabilite a los políticos corruptos. Al menos en este país, la corrupción es el estigma de la política. Un ejemplo: en 2010, la Fiscalía cursó 3.874 avisos sobre casos sospechosos. Una cifra: 4.200 millones, en una década se ha defraudado el equivalente al 0,41% del PIB o el 3,7% de lo que se invierte al año para pagar pensiones. Con el dinero robado se construirían 700 kilómetros de autovías. Tenemos que reforzar nuestras normas penales y administrativas para combatir los procesos de corrupción.

Combatirla en todos los ámbitos. Así, de golpe, se vienen a la mente curiosos asuntos que nos limitamos a enumerar, pero que están en la mente de todos. A saber: casos Malaya, Gescartera, Roldán, Guerra (el hermanísimo de Alfonso), Filesa, ERE falsos, Gürtel, Matas, Palau, SGAE y así sucesivamente, con un recuerdo especial para Urdangarín, cuya circunstancia aún está por ver.

¿Qué pasa por otros lares? Ejemplos: En Alemania no se aceptan regalos de más de 10 euros; en Francia se sanciona a todo el que se deje corromper; en el Reino Unido se establecen penas de 12 meses por mentir sobre las dietas y en los dos últimos meses de 2010 se cursaron 26.500 reclamaciones contra actuaciones de los diputados.

Podemos ir tomando recortes.

CORRUPCIÓN