AL CABO DE DOS AÑOS

Mar embravecido; olas como montañas; intensa lluvia, fuerte viento... la situación de ayer era similar a la de hace dos años, cuando los héroes del Orzán perdieron la vida tratando de salvar al estudiante eslovaco Tomas Velicky. Quizá lo extraño hubiese sido que el estado del mar y las condiciones meteorológicas fuesen muy distintas a las del 27 de enero de 2012. El invierno en A Coruña es así, de ahí la importancia de que, por un lado, las autoridades tomen las medidas precisas para prevenir los accidentes y de que, por otro, los ciudadanos no se expongan al peligro. Es decir, el “sentidiño” es la mejor arma para evitar las situaciones de riesgo y también la manera perfecta para honrar la memoria de los policías que se sacrificaron por un joven imprudente.

AL CABO DE DOS AÑOS

Te puede interesar