¡Me quiero bajar!

|

Eso: ¡que paren el mundo, que me quiero bajar! Y es que es muy difícil soportar el cúmulo de disparates, sinsabores, equivocaciones, fraudes y tropiezos que infestan esta España de nuestros pecados, que cada día nos duele más y nos gusta menos.
Juzguen ustedes: un informe de la Agencia Tributaria revela que la infanta Cristina se autoalquilaba el palacete de Predalbes para desviarse dinero de Aizonn y para engañar a Hacienda. ¡Arrea, manco!
Sigo: el FBI avisa a España, de que Bárcenas esconde otros 50 millones. Además, el FBI cree que parte de la fortuna salió con destino a fondos de inversión abiertos desde Alemania. Ya me atraganto, pero hay más: La Audiencia ordena investigar la venta de las tarjetas utilizadas en las mochilas bombas del 11-M.
Todavía más: cuelga el cartel de “se vende” la empresa de las facturas falsas que usó UGT ¡Toma castaña pilonga!”. Suma y sigue: Miguel Borr, presidente del sindicato de funcionarios CSIF, dice: “el voto de los funcionarios puede acabar con Rajoy”. Voy más lejos: La economía española se reactivará sin crear empleo ni bajar impuestos. ¡Átame esas moscas por el rabo!
Más de “sociatas”: UGT, “sorprendida” por la aparición del “bote” del que se nutría. UGT engañó al Gobierno con la trama de las facturas falsas. Ahora, donde dije digo, digo Diego, a saber: Sanidad cede ante Eurovegas: se fumará en salas tragaperras. ¡Muy bien, si señor: todo por la Patria! Y la señora Mato, de verano en el otoño.
Suma y sigue: el juez Ruz cree que el PP pagó a su arquitecto 888.000 euros en negro e imputa a dicho arquitecto, Gonzalo Urquijo, por delito fiscal en la obra de Génova.
Y añadimos nosotros: Si el Partido Popular pagó a su arquitecto en negro, sería muy poco edificante. Otra verdad del barquero: en 2014, el ajuste lo volverá a hacer y sufrir el “coitado” ciudadano.
Y ya, la guinda para el postre: el juez Castro pide los cargos de la Visa Oro de la infanta Cristina.
Queridos amigos: ¿tengo o no razón para querer bajarme, aunque sea en marcha? ¡Y ustedes también!

¡Me quiero bajar!