Pruebas que garanticen la seguridad

|

se están convirtiendo en algo demasiado habitual las noticias protagonizadas por personas mayores al volante, en las que, por un error, acaban circulando en dirección contraria por una carretera y protagonizando extraños accidentes. Es evidente que en España, al menos hasta ahora, la renovación del carné de conducir se ha convertido en una especie de trámite sin importancia, en los que el peso de las pruebas psicotécnicas o los exámenes médicos apenas tiene importancia. La Dirección General de Tráfico ya anunció que se iban a endurecer las penas para que sirvan, de una vez, para lo que fueron ideadas: certificar que quién las supera está capacitado para llevar un volante entre las manos. Ojalá que este anuncio no se quede en eso, en un anuncio, y se tomen medidas serias y contundentes para conseguir que quien no esté capacitado no pueda ponerse a los mandos de un coche.

Pruebas que garanticen la seguridad