Mujer por encima de todo

|

Mujer por encima de todo”, sostiene la campaña impulsada a nivel nacional por parte del Partido Popular con motivo del 8-M, llamando a todas a unirse en una fecha tan especial como el Día Internacional de la Mujer. A todas: sin sectarismos, sin distinciones, sin intolerancias. Porque en ese barco estamos todas, más allá de ideologías.

Fieles a este compromiso, predicando con el ejemplo, las mujeres del PP asistimos el pasado miércoles a la presentación del programa que el Ayuntamiento ha desarrollado en torno al 8-M, en una rueda de prensa ofrecida por la alcaldesa. Y, como en años anteriores, las mujeres y los hombres del PP de A Coruña estaremos presentes en la manifestación que hoy, a partir de las 12.00 horas, arrancará del Obelisco y concluirá en la Fábrica de Tabacos. 

Esta factoría es un lugar fundamental para la historia de la ciudad, y también para la de sus mujeres, pues llegó a emplear a cuatro mil de ellas. Colectivos como el de las cigarreras o el de las cerilleras son primordiales para entender la evolución social, laboral y económica de Marineda, que es como bautizó a nuestra ciudad una mujer, doña Emilia.

Y es que, como desde el PP hemos reiterado, uno de los factores diferenciales de A Coruña es la gran cantidad de mujeres célebres y pioneras que forman parte de nuestra historia pasada y reciente. No son muchas, sino muy pocas, las urbes que tienen dedicada su principal plaza a una mujer, honor que recae en María Pita, pero que también podría haberlo hecho en cualquiera de las que colaboraron a derrotar al pirata Drake. Se cuentan con los dedos de una mano aquellas ciudades que pueden presumir de figuras de la talla de Juana de Vega o Emilia Pardo Bazán, seguramente las dos mujeres más importantes de España en el tiempo que les tocó vivir.

En el tintero tampoco podemos dejarnos a la que fue la primera española que dirigió un periódico, Mari Luz Morales, ni a la primera española que ejerció como corresponsal de guerra, Sofía Casanova. En el ámbito de la beneficencia está el legado de Teresa Herrera, impulsora de un hospital, en cuya Casa de Expósitos trabajó la primera enfermera del mundo en misión internacional, Isabel Zendal, pieza fundamental en la expedición de la vacuna que evitó millones de muertes por viruela en América y Asia a comienzos del siglo XIX. Cómo olvidarnos de nuestras deportistas, desde Irene, la pionera del fútbol en Galicia en los años 20, a la regatista Sofía Toro, nuestra primera oro olímpico.

Y así podríamos llenar esta columna, nombrando mujeres coruñesas que han dejado huella en esta ciudad que es femenina desde su artículo y que, cuenta la leyenda, debe su nombre a Crunia, mujer de Hércules. 

Somos conscientes de que queda mucho por andar. Como sostiene el manifiesto conjunto rubricado por toda la corporación coruñesa, hay que seguir luchando para acabar con la discriminación por razón de género y por una igualdad efectiva y real, así como por la erradicación de las actitudes y comportamientos machistas que perpetúan la desigualdad. 

Construir una sociedad más justa e igualitaria es el objetivo. Ellas, las ilustres coruñesas del ayer, marcaron el camino en unas condiciones nada favorables. Nos toca continuarlo a las coruñesas del siglo XXI. Por encima de todo. 

Mujer por encima de todo