Cuando no se acierta al elegir

|

Elegir entre Pablo Iglesias e Iñigo Errejón parecía en su momento como la encrucijada del VHS y el Beta. Triunfó el que tenía mejor propaganda, pero muchos se arrepintieron de no haberse quedado con la opción de más calidad. Después del hundimiento de Podemos en las autonómicas, especialmente en Galicia, donde ya se ha popularizado el chascarrillo de que han conseguido que por primera vez la marea no suba ni baje, sino que desaparezca, hay quien ha pedido a Errejón que vuelva a la formación morada para que esta recupere su esplendor. Su respuesta es un análisis político acertado como pocos: “Podemos ya no existe. Existe una cosa que se llama UP y que tiene los resultados de siempre de IU”. Parece que a Iglesias y compañía les queda agarrarse al Gobierno con uñas y dientes todo el tiempo que puedan antes de que su caída libre les haga tocar fondo.

Cuando no se acierta al elegir