Rivera babea mientras hace la bolsa de viaje

|

Paco Vázquez, el coruñesismo hecho hombre, ofició en su día, con el exdeportivista Albert Luque como monaguillo, la ceremonia de presentación en A Coruña de Albert Rivera, el político antes conocido como Adolfo Suárez. Fue el primer acto de adhesión de la izquierda –izquierda moderada, casi centro, la del exalcalde y más extrema, sobre el campo, eh, la del futbolista, porque fuera de él es cuspidiño a su jefe: se llaman igual, ambos nacieron en Barcelona y sus padres son de Málaga– al hombre naranja. Tanto debió gozar Rivera con la intervención del antiguo embajador que ya vuelve a la ciudad a por más piropos. Ambos participarán el día 6 en un coloquio y el ciudadano mayor prepara su desembarco haciéndole la pelota a su anfitrión: “Me consta que es constitucionalista y lo sigue siendo a pesar del sanchismo”. Mucho no se entera Rivera, puesto que precisamente de lo que Vázquez no tiene nada de nada es de sanchista.

Rivera babea mientras hace la bolsa de viaje